Teresa Ruiz se conecta con Mark Wahlberg y se distancia de Mel Gibson en cinta de estreno sobre la fe

Cuando Teresa Ruiz se conectó con nosotros a través del Zoom, lo hizo desde la ciudad de Los Ángeles, donde se encontraba ofreciendo entrevistas virtuales al lado de las demás personas que participaron en el rodaje de “Father Stu”, un nuevo drama sobre hechos reales que se encuentra desde hoy en cartelera y que tiene en el papel protagónico a la estrella de Hollywood Mark Wahlberg, quien interpreta a Stuart Long, un boxeador estadounidense que terminó convertido en sacerdote.

Eso nos llevó a pensar que Ruiz seguía viviendo en esta ciudad, convertida en su hogar durante los últimos años; pero ella misma nos sacó del ensueño. “Yo soy de Oaxaca, al igual que mi mamá, pero mi papá es de Chiapas, donde está nuestro rancho”, nos explicó la actriz de “Narcos: México”. “Como mi papá cumple años el 11 de marzo, me fui para allá en el 2020, con una maletita y la idea de quedarme cuatro días; pero me agarró la pandemia y me quedé”.

“Ahora estoy construyendo una casita de adobe y quiero quedarme por ahí; solo viajo para trabajar”, prosiguió, demostrando con ello que no todos los artistas exitosos encuentran en el Sur de California lo que están buscando, aunque es sabido que las vidas que llevan pueden trasladarlos a distintos territorios.

En todo caso, en “Father Stu”, Ruiz interpreta a Carmen, una maestra de catecismo de L.A. que termina enamorándose de Long y que, en palabras de la misma intérprete, no surgió simplemente de la imaginación de la guionista (Rosalind Ross, quien es también directora del filme).

“Carmen es un personaje de la vida real que se llamaba así, pero no hay forma de contactarla, porque nadie sabe dónde está o qué pasó con ella”, comentó la oaxaqueña. “Pero sí hay un pequeño audio que me compartieron durante la preproducción en el que Stuart, ya como padre, dice que él tenía una novia de origen mexicano que era muy bonita, que ella fue la lo que lo introdujo a Dios y y que fue muy difícil dejarla”.

Su propio camino

En una entrevista separada, Wahlberg, que produjo también la película, nos ofreció palabras de elogio sobre la actriz latina. “Para mí, encontrar a Teresa y colocarla en el papel de Carmen fue decisivo, porque siento que llevó este rol a otro nivel”, aseveró. “También considero que tener a Rosalind Ross contando la historia desde un punto de vista femenino hizo que todo resultara mejor”.

Pese a que Ruiz no profesa ninguna religión específica, se considera a sí misma como una persona de fe. “Los mexicanos nacemos con la Virgen de Guadalupe y apreciamos muchos aspectos del catolicismo, pero para interpretar a este personaje, tuve que aprender y recordar cosas de cuando era niña”, detalló. “Sí tuve una confirmación y atravesé por otros procesos, pero hacer de Carmen fue un reto”.

“De todos modos, mi madre me crio siempre sabiendo que existía una fuerza más grande que nosotros y que no teníamos que recorrer este camino solos, porque había alguien que nos cuidaba”, dijo. “En ese sentido, me puedo relacionar mucho con Mark y con su fe”.

Esta fe que Ruiz adjudica a Wahlberg se hizo evidente en otra de las declaraciones que el nominado al Oscar como Actor de Reparto por su papel en “The Departed” nos ofreció en la misma jornada de prensa, cuando mencionamos la escena en que su personaje se anima a decir unas cuantas palabras en español.

¿Será que aprendiste más de nuestra lengua en el proceso?, le preguntamos. “‘Un poquito’”, nos respondió él en nuestro idioma, para regresar inmediatamente después al inglés. “Pero creo que ese momento en el que digo gracias en la casa de Carmen, cuando conozco a sus padres, es tan importante porque Stu estaba realmente tratando de hacer todo lo que podía para impresionarla, aunque, obviamente, Dios estaba actuando en ese momento y usando a Carmen para acercarlo a la iglesia, para que él no solo se volviera un católico practicante y se bautizara, sino para que se metiera también en el seminario y terminara convertido en un sacerdote”.

Teresa Ruiz en una escena de la cinta.

Teresa Ruiz en una escena de la cinta.

(Karen Ballard)

En busca de avances

Cuando le recordamos que, durante una entrevista del pasado, él mismo nos comentó que no estaba de acuerdo con la prohibición de matrimonio para los curas (que es justamente lo que separa a Stu de Carmen), Wahlberg reconoció que “hay ciertas reglas que están alejando a los jóvenes de la Iglesia”.

“Esta es una película sobre inclusión”, afirmó. “Con todo lo que ha pasado con la Iglesia, y ante cualquier escándalo que pueda haberse dado, yo quise hacer una película que acercara a la gente a la Iglesia, pero, sobre todo, a ‘Jesucristo’ [en español], el tipo que construyó esta iglesia. Todos somos humanos, todos tenemos la carne débil, pero conozco a mucha gente que ha puesto su vida al servicio de Dios y está haciendo un trabajo maravilloso”.

“No quiero que nadie se olvide del dios que es responsable de todo esto, que acepta a todos sin excepción”, añadió. “Conocí en [la iglesia] Sacred Heart, de Palm Springs, al pastor Fred, que estaba casado y tenía cuatro hijos, y que pudo convertirse en sacerdote después de pedirle al Santo Padre que se lo permitiera. Creo que ahora hay como cien casos semejantes en Estados Unidos”.

En ese sentido, recordó que el Papa Francisco ha dicho que el enfoque de la institución que representa ya no va a estar en la condena de los pecados de la carne. “Las personas necesitan amor, apoyo y saber que no las estamos abandonando, porque cuando no tienen algo así, pierden la fe y la esperanza”, manifestó.

Mel Gibson en el papel de Bill, padre del protagonista.

Mel Gibson en el papel de Bill, padre del protagonista.

(Karen Ballard)

Tras la polémica

En el papel, ningún actor latino rechazaría una invitación para formar parte de una cinta en la que actúan dos ídolos hollywoodense tan grandes como Wahlberg (al que ya nos hemos referido) y Mel Gibson (quien interpreta al padre de Stuart, y que es además novio de la directora y guionista Rosalind Ross).

Pero cualquiera que esté al tanto de las noticias de entretenimiento sabrá que tanto el primero como el segundo siguen siendo personajes controvertidos: el primero por acciones delictivas con evidentes tintes racistas que cometió durante su adolescencia, y el segundo por diversas situaciones de violencia o de descontrol en las que recurrió a expresiones igualmente racistas.

“Esta es una historia que, en general, habla de la redención en el ser humano; no sé en qué momento de sus vidas se encuentran ellos”, afirmó Ruiz. “Vengo trabajando con actores que son grandes y que han tenido controversias; antes hice una película [‘The Marksman’] con Liam Neeson [quien ha sido acusado de expresiones racistas]. Pero, realmente, yo no platico mucho con ellos de esto; mi proceso actoral tiene que ver con distanciarme de la persona y tratar de mantenerme en el mundo planteado por el guion”.

Durante la conversación que tuvimos con Wahlberg, sus acciones del pasado salieron a flote sin que tuviéramos que describirlas. “Vivimos en un mundo marcado por el juicio de valores, con gente diciendo que le va a dar la espalda a alguien y que esta persona no merece nuestro amor o nuestro apoyo”, nos dijo. “No estoy de acuerdo con esto; nadie está más allá de la redención, porque nunca es tarde para cambiar tu vida”.

“Es increíble ver lo que la gente puede lograr cuando se le da una segunda oportunidad”, agregó. ‘Yo tuve una infancia muy difícil, metido en problemas con pandillas, drogas, alcohol y todo eso. Era muy joven y era muy fácil ser influenciado. Cuando pude cambiar mi vida y empezar a enfocarme en mi fe, comencé a hacer cosas buenas, y me pasaron también cosas buenas”.

Ante los astros

En la película, Ruiz comparte muchos más momentos con Wahlberg que con Gibson, pero hay una escena específica con el segundo en la que este, metido evidentemente en la piel del personaje, la trata con dureza y hace incluso comentarios despectivos sobre los latinos, lo que tiene que haber sido atemorizante para ella más allá de la reputación labrada por el protagonista de “Mad Max”.

“Como leí en el guion la relación que había entre Carmen y el personaje de Mel Gibson, intenté conscientemente separarme de él durante el rodaje, hasta el punto de que a veces él se acercaba para saludarme y yo me alejaba”, recordó la actriz. “Ha de haber pensado: ‘¡Qué ‘sangrona’ es esta chica!’

“Después, cuando filmamos… ¡híjole! Tiene unos ojos tan poderosos, una electricidad tan fuerte”, prosiguió. “Siento que trabajar con él en este momento de su vida es como cuando trabajabas con Marlon Brando; tiene un peso enorme como actor. Pienso que este es uno de los personajes más bonitos de toda su carrera”.

Ruiz estuvo mucho más cerca de Wahlberg, incluso en el impresionante proceso de transformación física al que se sometió el actor para reproducir el abundante sobrepeso que adquirió Long luego de incorporarse a la vida religiosa y ser diagnosticado con una enfermedad incurable.

“Lo vi desde que estaba comiendo solo jitomates hasta que se la pasaba comiendo postres”, describió ella. “Fue completamente real; lo sufrió muchísimo, y todos estuvimos ahí para él. Por otro lado, cuando nos tocó hacer escenas juntos, me di cuenta de que es un actor muy sincero, muy puro en lo que hace. Es como cuando bailas con un gran bailarín; solo te dejas llevar”.

Leave a Reply