Para Lin-Manuel, llegar al Oscar como representante de los latinos es todo un ‘Encanto’

Cuando se enfrentó a la creación de la letra de “Dos oruguitas”, la segunda pieza de su carrera que le ha dado una nominación al Oscar en la categoría de Mejor Canción Original, Lin-Manuel Miranda no tendría que haberse sentido nervioso. A fin de cuentas, se trataba aparentemente de un agregado más en la trayectoria tremendamente exitosa de un compositor que llevaba más de 20 años escribiendo en el mismo formato y que, en ese momento, se había hecho ya acreedor a tres Grammys y tres Tonys.

Sin embargo, en este caso, había una diferencia esencial con las obras del pasado: iba a tratarse del primer tema de su vida escrito completamente en español, e iba a formar parte de “Encanto”, la primera cinta de Disney que se ubica en Colombia. “Era un momento muy importante en esta parte de la historia y yo sabía que tenía que escribirlo en español, a pesar de que mi español es conversacional; no llego al nivel de poesía que quería para la canción”, nos dijo el aclamado compositor, dramaturgo, actor y director durante una reciente entrevista.

“Escribí mi primer borrador y tomé mi diccionario con la idea de buscar el vocabulario que necesitaba para la construcción de las metáforas sobre estas oruguitas enamoradas”, agregó Miranda, cuyo debut como director de cine, “Tick, Tick… Boom!”, cuenta con dos nominaciones en la misma ceremonia (al Mejor Actor -Andrew Garfield- y a la Mejor Edición – Myron Kerstein y Andrew Weisblum-), y que le ha dado a él mismo una nominación en la edición del 2022 de los premios del Sindicato de Directores, que se realiza este sábado en Los Ángeles.

¿Qué otros retos presentó la creación del tema?

Normalmente escribo desde la perspectiva de un personaje de la obra, por lo que el otro aspecto inusual de esta canción en lo que se refiere a canciones mías es que hay un narrador omnisciente, que ve desde afuera lo que está pasando y que le está diciendo a los personajes que las cosas van a estar bien. Es el momento más doloroso que has atravesado, pero vas a encontrar un milagro al otro lado, y habrá luz al otro lado.

Yo creo que es súper interesante que en este momento de dolor tan profundo para la Abuela Alma [una de las protagonistas de “Encanto”] veamos el otro lado de ese dolor desde la perspectiva de alguien distinto.

Musicalmente, “Dos oruguitas” parece al comienzo una balada, pero después entran las percusiones latinas y se impone el acento ‘paisa’ de Sebastián Yatra, quien la canta. No estabas buscando algo exactamente tradicional, sino una fusión, como lo haces normalmente.

Siempre es importante tener esa autenticidad. Los arreglos tenían que ser colombianos, los músicos tenían que ser colombianos y tenía que estar ahí la gran voz de Sebastián Yatra, con todo lo que él trae a la canción. Pero también, como escritor, yo estaba tratando de hacer una canción que siempre ha existido, y es por eso que me puse a pensar en canciones latinas del mundo entero, como “Cielito lindo”, “Guantanamera” y hasta “Dame la mano Paloma”, una plena de Puerto Rico que tiene que ver con mi origen. Son canciones que para mí siempre han estado ahí, y lo que encontré en todas ellas fueron metáforas de la Naturaleza que han superado el paso del tiempo.

Miranda durante su vista a Colombia, como parte de la preparación de “Encanto”.

Miranda durante su vista a Colombia, como parte de la preparación de “Encanto”.

(5000 Broadway Productions)

¿Tuviste algo que ver con la elección de Yatra como intérprete del tema?

Sí, yo era fan suyo. Cuando escogimos Colombia para que fuera la locación de esta película, empezamos a hablar de nuestros músicos favoritos y a hacer ‘mixes’ de Spotify y Apple que según cada uno de nosotros sonaban como lo que cantaría cada uno de los personajes, y a través de esas listas, encontramos a nuestros artistas colombianos favoritos. Sebastián aparecía en las listas de todos. Cuando llegamos a esta canción y decidimos que no iba a ser cantada por uno de los personajes de la película, él fue una opción natural.

¿Cómo te sientes con la competencia que tendrás en la categoría de Mejor Canción? Dicen que la favorita es Billie Eilish por el tema de “No Time to Die”, la película más reciente de James Bond.

Para ustedes, es una competencia, pero para mí, es algo que me ha dado la oportunidad de conocer a Billie Eilish; lo hice hace unos días en una mesa redonda. Cuando esos eventos terminan, seguimos hablando. Para mí, es algo que me da la posibilidad de conocer a estos héroes míos, como es el caso de Dixson, un compositor joven y super talentoso que es coescritor de la canción de Beyoncé que está nominada [“Be Alive”, de la película “King Richard”].

¿Piensas que puedes ganar?

No puedes controlar quién va a ganar. Lo único que puedes controlar es la ropa que te pones [risas]. Llegar a este nivel es el premio, porque significa que a otros artistas en el mundo del cine les gusta tu trabajo y creen que es valioso. Es curioso, porque, hablando de James Bond, lo que este y Disney comparten es la presencia de legados increíbles en lo que se refiere a la música; hay muchas personas que tienen recuerdos muy especiales de las canciones que han aparecido en estas películas.

¿Ya se ha decidido cómo va a ser la presentación de ‘Dos oruguitas’ en el escenario del Oscar? ¿Participará Sebastián?

Hablé hace poco con él, y creo que estará en la transmisión televisiva. No sé lo que está planeado, porque eso le corresponde más a Disney que a mí; pero estoy muy emocionado con la idea de que vaya a cantar.

Hiciste música de influencia colombiana en “Encanto” y música de influencia cubana en “Vivo”, una película animada de Netflix en la que además interpretaste la voz de un personaje cubano. ¿Se ha quejado alguien contigo de que lo hayas hecho al ser tú una persona de ascendencia puertorriqueña? Porque, hablando simplemente de películas que han obtenido nominaciones al Oscar, no todo el mundo estuvo feliz con la elección del español Javier Bardem para interpretar al cubano Desi Arnaz en “Being the Ricardos”, por ejemplo.

Cuando eres un compositor de canciones y representas a una parte del mundo diferente a la tuya, o a un personaje con una experiencia de vida distinta a la tuya, hay dos herramientas sumamente importantes: investigación y empatía. Investigación para obtener los detalles correctos y empatía para ponerte en esa situación. Si no quieres que yo escriba todo el tiempo un musical sobre un tipo de 42 años que vive en Manhattan, ¿tendría entonces que mudarme a otro lado? Claro que, a la vez, hay una discusión que hay que tener sobre las personas que no están siendo representadas y a las que no se les da las oportunidades necesarias; es algo que debe ser analizado.

Un retrato nuevo del artista.

Un retrato nuevo del artista.

(Camila Falquez)

Recuerdo que cuando anunciamos “Encanto” y revelamos que yo estaba escribiendo las canciones, sentí muchísima presión; al ser una película de Disney relacionada a Colombia, el resultado de eso iba a ser la manera en que mucha gente experimentara esa parte del mundo por primera vez. Eso nos empujó a hacer todavía más investigación y a escribir desde un lugar todavía más amoroso y cargado de empatía.

Invitamos a la producción a muchos músicos colombianos y a muchos expertos en ese país para asegurarnos de que cuando los colombianos vieran esta película se sintieran reflejados en ella, y la recepción ha sido increíble, porque trabajamos muy duro para hacerlo de la manera correcta.

Tampoco quieres encasillarte en lo latino. Tu debut como director de cine se ha dado con “Tick Tick Boom”, que cuenta la historia de un músico anglosajón de la vida real.

Bueno, pero eso sí corresponde más a mis experiencias, porque he hecho muchos musicales, al igual que Jonathan Larson [el compositor, letrista y dramaturgo que protagoniza la historia]. Como él, pasé mis años 20 trabajando en un musical; en mi caso era “In the Heights”, y en el suyo, “Suburbia”. Sabía que, para esta película, era necesario tener esas experiencias como compositor y autor de canciones, aunque, a diferencia de él, yo no soy blanco.

¿Te sentiste decepcionado porque la Academia no te nominó como Mejor Director y tampoco a ‘Tick Tick… Boom!’ como Mejor Película, pese a que se esperaba que sucediera y a que sí fuiste nominado por el Sindicato de Directores?

Al contrario; estoy muy emocionado de que Andrew haya sido nominado. Él nos representa a todos, porque tuvo que aprender muchísimas cosas para hacer este papel: a cantar, a bailar, a tocar el piano… Nuestros editores también han sido nominados, y eso es súper especial, porque no fueron a una oficina a trabajar, sino que lo hicieron en medio de una pandemia y tuvieron que venirse a vivir conmigo durante seis meses, en mi casa, convirtiéndose prácticamente en tíos de mis hijos.

Lin-Manuel Miranda (al centro) al lado del actor Andrew Garfield.

Lin-Manuel Miranda (al centro) al lado del actor Andrew Garfield.

(Macalla Polay/Netflix)

Has roto barreras con lo del tema racial, como lo demuestra en primer lugar tu musical “Hamilton “, donde colocaste a intérpretes de diferentes étnicas para los roles de figuras históricas anglosajonas. Pero Estados Unidos sigue profundamente desunido y el racismo no ha desaparecido. Hace poco, las redes se encendieron con críticas a la elección de Halle Bailey como protagonista de la próxima versión en carne y hueso de “The Little Mermaid” [“La Sirenita”], donde tú trabajarás en la composición de canciones nuevas.

Me parece que has estado demasiado metido en internet [risas]. Si te quedas en el mundo virtual, vas a encontrar una opinión para todo. Pero yo vi la audición de Halle y sé que es la Little Mermaid perfecta. ¡Es increíble! Se trata de una actriz maravillosa y de una cantante maravillosa. Me gusta cuando la gente opina sobre lo que no ha visto, porque eso te da la oportunidad de sorprenderla.

Lo que hace el arte es permitirte caminar en zapatos ajenos, y “Encanto” es el mejor ejemplo de esto. Hay personas que han visto esta película, que tienen problemas con sus padres y sus abuelos, y que cuando empieza “Dos oruguitas” y se dan cuenta de los sacrificios que ha hecho esta mujer por su familia, la entienden por primera vez, lo que hace que la reconciliación trascienda la pantalla. Eso es lo que mejor que podemos lograr como creadores.

Leave a Reply