Nicolas Cage interpreta una arriesgada versión de sí mismo, y los resultados son sorprendentes

En “The Unbearable Weight of Massive Talent”, Nicolas Cage interpreta a Nick Cage, un actor de Hollywood venido a menos que acepta la invitación de un multimillonario español (en manos del chileno Pedro Pascal) para trasladarse a la mansión de este en Mallorca con la finalidad de celebrar el cumpleaños del mismo.

Una vez allí, esta versión de Cage empieza a enfrentarse a situaciones cada vez más enredadas y a una investigación de la CIA relacionada al tráfico de armas y al secuestro de una menor, aunque, a diferencia de lo que ha sucedido en muchos de los títulos en los que ha participado el citado astro del cine, el estilo de esta ingeniosa cinta -que ingresa este jueves por la noche a la cartelera estadounidense- se inclina por la comedia, sin que eso la libre de tener fuertes pinceladas de acción.

En la entrevista que le brindó a Los Angeles Times en Español y que puedes ver aquí tanto en su versión escrita como en una de video con subtítulos en nuestro idioma, Cage (el verdadero) habló de lo que significa este filme en su carrera, de sus trabajos favoritos, del modo en que se enamoró del cine, de su relación en el set con Pascal y de lo que pasaría si es nominado por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, que le otorgó ya uno de sus codiciados trofeos por su desempeño en “Leaving Las Vegas”.

Hola, Nicolas. ¿Dónde estás ahora?

Estoy en un cuartito en la ciudad de Nueva York, en el hotel Parkway.

Yo estoy en Long Beach, California; sé que conoces este lugar.

¡Wow! ¿Por qué estás ahí? ¿Eres de Long Beach?

Soy un inmigrante, pero he vivido aquí cerca de 20 años. Sé que naciste en esta ciudad, pero no sé si viviste en ella mucho tiempo.

Viví en Long Beach desde que nací hasta que tenía 12 años.

¡Oh! Entonces, recuerdas bien el lugar. ¿Te acuerdas del Queen Mary?

Claro, el Queen Mary, así como un parque de diversiones llamado The Pike que estaba al lado del muelle, que me encantaba. No está más ahí, pero era un lugar muy divertido [NR: Ahora existe en una versión actualizada]. Me acuerdo de CalState Long Beach, porque mi padre enseñaba ahí; estábamos justamente en la ciudad porque él era profesor en esa universidad. Fui ahí a la escuela, a Tincher Elementary; me pregunto si todavía existe. Vivía en el 1857 de la Avenida Hackett, al lado de Palo Verde con Atherton.

Bueno, no está mal Long Beach. Es un sitio lindo todavía.

Creo que es un sitio lindo. A veces pienso que si me hubiera quedado ahí todo habría sido perfecto, pero empecé a mudarme mucho. Hay algo sobre el modo en que el sol baña esa área que resulta especialmente relajante.

OK, pero estuvo haciendo mucho calor por aquí en los últimos días; ya empezó a bajar, por suerte.

¡Eso no es nada para mí! Vivo en el desierto de Mojave, donde llegamos a 116, 125 grados. Es otra cosa.

He estado viendo tus películas por mucho tiempo; no puedo decir que amo todas, pero me gustan mucho varias de ellas, por lo que hablar contigo es un honor. Pero pronunciar “The Unbearable Weight of Massive Talent” es un poco complicado para un latino como yo; ¿podemos llamarla simplemente “Massive Talent”? Porque no quiero decir “The Unbearable”…

Sí, vamos con esa [risas]. Pero creo que el título completo es muy bueno. Yo hago películas, y todas son como mis hijas. No me arrepiento de ninguna; he aprendido algo de cada una de ellas. Y esto incluye las que se han lanzado directamente en video, aunque ahora todo va por ese lado, por lo del ‘streaming’, o sea que llamarlas de ese modo es simplemente anticuado.

Como he hecho tantas películas, siento que siempre estaba practicando, que cada vez me acercaba más a lo que llamo mi instrumento, porque mi contenido emocional y mi imaginación están ahora al alcance de la mano debido a la cantidad de trabajo que he hecho. Eso ha logrado que sea mejor en lo que hago.

En ese sentido, quiero decir que estoy completamente en desacuerdo con el personaje de esta película que dice ‘hey, Nick, deberías estar haciendo las películas que hacías antes’, porque has hecho recientemente cosas maravillosas, como “Mandy”, “Color Out of Space” y “Willy’s Wonderland”, que me encanta.

¡Me encanta también! Te digo algo: “Massive Talent”, “Pig”, “Mandy”, “Colour Out of Space”, “Joe”, “Bad Lieutenant [Port of New Orleans]”, “Mom and Dad” y “The Trust” me han permitido trabajar con mucha gente, y han sido parte del mejor trabajo que he hecho en mi vida. Las pongo en el mismo nivel que las películas que hice en los primeros treinta años de mi carrera.

Otra escena de la cinta de estreno.

Otra escena de la cinta de estreno.

(Katalin Vermes)

En “Massive Talent”, interpretas a un tipo que no es realmente tú, pese a que ha hecho las mismas películas que tú, con los mismos títulos; y a pesar de que se basa en sucesos de tu vida, te presenta como un tipo que fue una estrella del cine y ya no lo es. Incluso cuando sigues trabajando y haciendo grandes películas en la vida real, ¿qué crees que esta puede hacer por ti? Porque por más buenas que sean, películas como “Pig” no son para todos. Esta, en cambio, presenta una combinación interesante: es una película de arte, tiene escenas de acción, es sumamente divertida, es accesible pero inteligente… ¿Cómo te sientes con ella?

Me siento maravillosamente. De alguna manera, a lo largo de este camino, Hollywood pareció olvidar que he hecho muchas comedias. Estuve en “Raising Arizona”, “Honeymoon in Vegas”, “Moonstruck” y “It Could Happen to You”, pero de repente, dejaron de ofrecerme trabajos de esa clase. Por lo tanto, estaba emocionado por regresar a ellas, ya que disfruté hacerlas en el pasado; y si hay alguna semejanza con el llamado ‘Nick Cage’ en lo que se refiere a mi propia vida y el que ves en esta película, esta tiene que ver con mi sentido del humor.

Me gusta hacer bromas en casa, me gusta tontear, me gusta que mi esposa y mis hijos se rían, y agradecí poder poner eso ante la cámara nuevamente. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que lo hice. Pero te diré esto: vi la película con una audiencia en vivo por primera vez en el festival de cine de South By Southwest, en Austin, Texas, y la energía en esa sala era electrizante; todo el mundo la estaba pasando bien, yo me estaba riendo, Pedro [Pascal] se estaba riendo y nos sentíamos felices. Fue lindo estar de regreso en lo que me gusta llamar ‘la iglesia de las películas’, es decir, la sala de cine.

La película es tan divertida; es hilarante. Todavía no se ha estrenado, pero la gente que la ha visto en las funciones de prensa dice que tu actuación es maravillosa. ¿Estás listo para un segundo Oscar?

No tengo expectativas sobre un Premio de la Academia; ni siquiera las tenía con “Pig”, que es probablemente lo mejor que he hecho, así como una de mis favoritas. Si tuviera que elegir tres de mi carrera, estas serían “Pig”, “Leaving Las Vegas” y “Bringing Out the Dead”.

Es mejor no anhelar ese tipo de cosas, porque me gusta hacer cine debido a lo que llamo “la emoción Súper 8”; y con esto, me refiero a las emociones que sentía siendo un niño, en Long Beach, en el patio trasero del 1857 en la Avenida Hackett, cuando mi papá me compró una cámara Minolta de Súper 8 y una maquinita de edición y me puse a hacer películas con mis hermanos.

Nos íbamos a la parte de atrás de la casa, yo interpretaba a los personajes y después agregaba animación y hacía el montaje. No lo hice para ganar premios ni obtener dinero, sino porque adoraba hacer cine. Y si tienes esas emociones en el set, estás haciendo algo bien.

En el caso de que fueras nominado o ganaras un Oscar, ¿serías capaz de portarte bien en el Dolby Theatre?

[risa nerviosa] No voy a hablar de eso. Él ya renunció, y no hay nada más que decir al respecto.

Hablemos entonces de latinos. Esta no es la primera vez que has tenido a un coprotagonista de nuestra comunidad. Tuviste a María Conchita Alonso en “Vampire Kiss”; a Penélope Cruz en “Captain Corelli’s Mandolin”; a Michael Peña en “World Trade Center”; a Eva Mendes ¡dos veces!, en “Ghostrider” y “Bad Lieutenant: Port of Call New Orleans”, y ahora tienes a un actor chileno haciendo de español. Podrías decir que cada actor es diferente sin importar de dónde venga, ¿pero sentiste algo distinto al trabajar con Pedro Pascal?

Solo vi a un gran actor. Vi a una gran actriz en Eva, a una gran actriz en María Conchita Alonso, a un gran actor en Pedro. No lo veo en esos términos, sino en términos de qué es lo que vamos a hacer con la escena. Tuve experiencias significativamente positivas con todos los que has nombrado. Llegaron completamente preparados, con una profundidad de emociones y una habilidad que, en el caso de Pedro, tenía un ‘timing’ inmaculado, simplemente increíble en lo que se refiere a la comedia. Era como jazz.

Y no podría haber trabajado con un hombre más agradable; Pedro es una de las personas más simpáticas con las que colaborado. Siempre es satisfactorio trabajar con alguien que no es solo un gran actor, sino también un ser humano decente.

Cage tiene ya una amplia filmografía.

Cage tiene ya una amplia filmografía.

(Katalin Vermes)

Parece que ustedes dos la pasaron muy bien durante el rodaje; uno de los aspectos más interesantes de la película es la química que existe entre tu personaje y el suyo. Se siente tan real, y las personas en la función de prensa a la que asistí estaban diciendo ‘awww’, pero no como burla, sino porque se sentían realmente emocionadas con lo que veían.

¡Pero es que era real, hombre! Lo que ves en la pantalla era prácticamente lo mismo que lo que pasaba en el set. Pedro y yo hablábamos de cine; es un cinéfilo, como yo. Me traía películas españolas de terror y yo estaba viendo en ese momento películas de terror japonesas, como “Cure” con [Koji] Yakusho y “The Audition”, por lo que intercambiábamos recomendaciones, y eso se trasladó de algún modo a nuestras actuaciones. Creo que lo ves ahí es una relación sincera entre dos personas.

¿Te acuerdas de algunas de las películas que te recomendó?

Sí; “REC”. Había otra… discúlpame, se me escapa el nombre, pero era muy buena. Si hablas con Pedro lo sabrá. Pero las vi; eran excelentes. También he hecho un buen trabajo con [el director español] Paco Cabezas.

Creo que tengo tiempo para una última pregunta. Como dije antes, la película no está tratando realmente de reproducir tu vida, ¿pero hubo algunos momentos en los que se sintió raro para ti?

¡Sí!

¿Cuando leíste el guion, dijiste: ‘Tratemos de no mencionar esto’, porque algunas escenas te resultaban demasiado incómodas?

¡Era totalmente raro! Fue lo más incómodo que me he sentido en la vida haciendo una película. Hacer de dos versiones de mí mismo con mi nombre en una película ha sido la experiencia más extraña que me ha sucedido. Estaba siempre en la cuerda floja. Era todo lo que podía hacer para lograr la película que quería el director y obtener los resultados cómicos que él buscaba mientras trataba de mantener un pedacito de dignidad como una persona que se llamaba Nick Cage.

Trataba de protegerme mucho. Una de las discrepancias mayores que tuvimos era que no existe una versión de Nick Cage que no quiera pasar tiempo con sus hijos; soy ante todo un hombre de familia, la familia es mi prioridad. Pero en esta película, el que llaman Nick Cage tiene que crecer y pasar de ser un narcisista obsesionado con su carrera a un hombre de familia que es sensible. Lo que quería remarcarle a [el director y coguionista] Tom [Gormican] es que no es que [el personaje] esté desatendiendo o no esté escuchando al personaje de Lilly Sheen -que está increíble en la película como mi hija-, sino que está tratando de guiarla. Esto es más sobre tratar de guiar a la que hace de mi hija en la película y no tanto sobre no escucharla.

Leave a Reply