Mauricio Ochmann y Omar Chaparro comparten ahora un viaje lleno de conflictos, risas y emociones

No habían trabajado antes juntos, pero la experiencia de encontrarse por primera vez de modo laboral para convertirse en protagonistas de “¿Y cómo es él?”, la comedia cinematográfica mexicana que se estrena hoy en salas de Estados Unidos, fue aparentemente excelente, pese a que, en algunas ocasiones, los obligó literalmente a estar demasiado cerca el uno del otro.

Eso sucedió durante las numerosas escenas en las que sus personajes aparecen subidos en un mismo vehículo, uno de ellos (Mauricio Ochmann) en el papel de Tomás, un esposo celoso que busca vengarse del amante de su esposa, y el otro (Omar Chaparro) en el rol de Jero, un taxista que es justamente este amante y que traslada al primero por diversos lugares del territorio azteca sin conocer sus intenciones.

Es por ello que, al empezar la charla por Zoom que nos ofrecieron hace unas cuantas horas, conectados desde distintos puntos de la ciudad de Los Ángeles, decidimos preguntar a los actores en tono de broma si no estaban juntos para la entrevista porque habían pasado tanto tiempo en las circunstancias descritas que ya no podían ni verse las caras.

“Bueno, filmamos esta película hace como cuatro años, aunque sí, pasamos como siete semanas dentro de ese taxi”, fue lo primero que nos dijo Ochmann. “Pero yo encontré a un gran amigo en el proceso. Ha sido un viaje largo hasta que llegó a los cines, debido a lo de la pandemia, y tanto Omar como yo estamos muy satisfechos con los resultados. Ojalá que la vida nos dé la chance de volver a ‘chambear’ juntos”.

Camino de descubrimientos

Pese a vivir en el Sur de California desde hace varios años, los dos intérpretes tampoco se frecuentaban, aunque Chaparro recordó que sí conoció al primero en un pasado más o menos cercano. “La primera vez que vi a Mauricio, lo vi desnudo”, afirmó el protagonista de “No manches Frida”, combinando en sus declaraciones los hechos reales con los agregados humorísticos que lo distinguen. “Él estaba en la obra teatral ‘Cuatro Equis’ y yo no sabía que salía así, por lo que llevé a mi mamá. Después, cuando fui a felicitarlo al camerino, no entendía por qué seguía desnudo”.

Cuando reaccionamos ante lo dicho diciendo que eso indicaría que Ochmann es un actor “del Método” -un tema que ha estado muy en boga en los días que corren-, Chaparro siguió con el chiste asegurando que sí lo era. “No; el del Método eres tú, que te tomaste el tequila de verdad para hacerla de borracho en una escena de la película”, contraatacó Ochmann, aludiendo al momento en el que, luego de haber ingerido alcohol, Tomás y Jero llegan a un encantador ‘pueblo mágico’ donde se enfrascan posteriormente en un duelo de confesiones que puede terminar en golpes.

El lugar es Real del Monte -a 20 minutos de Pachuco, Hidalgo-, convertido en uno de los escenarios de una cinta que recorre también parajes de la Ciudad de México y de Puerto Vallarta (donde se inicia la aventura), amparada en el hecho de ser tanto una ‘road movie’ como un ‘buddy film’. “Los paisajes juegan una parte importante en la historia, y están fotografiados de manera hermosa”, admitió Chaparro.

En la cinta, Jero es un tipo jovial, hablador y bromista, mientras que Tomás se muestra como un sujeto serio y de pocas palabras, lo que ha llevado a que algunos comentaristas digan que los personajes corresponden a las personalidades reales de nuestros entrevistados.

“Lo gracioso es que los dos leímos el guion sin saber cuál era el personaje que nos iba a tocar; de hecho, se cambió eso tres veces”, precisó Ochmann. “Creo que al final interpretamos al personaje que teníamos que haber interpretado, ya por decisión del director Ariel Winogrand, aunque yo hubiera estado también feliz haciendo del personaje de Omar, y creo que él sentía lo mismo. Lo que nos gustaba mucho era el proyecto y la posibilidad de contar esta historia”.

Semejanzas y diferencias

Eso no quiere decir que todos los aspectos de los personajes concuerden con los de sus intérpretes, por supuesto. Jero es un hombre divertido, pero extremadamente mujeriego, mientras que Chaparro lleva veinte años de casado y tiene incluso con su familia una página de internet dedicada a enaltecer el mismo núcleo hogareño.

“Tengo que poner mi esencia al servicio del personaje, y me di cuenta de que este tiene cosas que yo también tengo, como el rollo de que me gusta mucho hablar, hacer sentir bien a los demás; siempre estoy tratando de dar consejos, y a veces tengo que frenarme”, manifestó Chaparro. “Leo muchos libros de autoayuda y de superación personal, lo que me hace tener esta naturalidad de psicólogo callejero que Jero también tiene”.

“Obviamente, la otra parte tuve que platicarla con amigos que son así, específicamente uno, al que volé desde donde estaba hasta México, para convivir con él una semana, entrevistarlo y preguntarle muchas cosas”, detalló. “Lo bonito de interpretar a un personaje es ponerle cosas tuyas, y lo que es distinto a ti, buscarlo en otro lado, imaginarlo y construirlo”.

En el caso de Ochmann, la interpretación tuvo otra clase de desafíos, porque lo enfrentaba a un personaje que muestra de manera abierta tanto su rabia como su tristeza. “Se trataba de retratar ese dolor, esa depresión añeja que él trae de alguna manera y que termina por sacudirlo cuando se entera de que le han sido infiel”, nos dijo el protagonista de la serie televisiva “El Chema”.

Los dos actores de origen mexicano no habían trabajado juntos hasta ahora.

Los dos actores de origen mexicano no habían trabajado juntos hasta ahora.

(Pantelion)

“Todo ese ego herido, todo ese hervor de sangre… Creo que la gente se va a poder identificar mucho con las emociones que mostramos, porque son emociones reales, que todos hemos vivido; y esto se trata un poco de reírnos de nuestras tragedias y nuestros duelos”, añadió.

Ochmann aseguró que le gusta mucho colaborar con sus directores y con los demás actores en los proyectos en los que participa, y que, en este caso, las condiciones fueron ideales. “Me encanta cómo trabaja [el director] Ariel, cómo va abordando la historia entera y la historia de cada personaje”, describió. “Ensayamos mucho para que fluyera tanto la comedia como la profundidad de los sentimientos”.

Buenas relaciones

El productor principal de “¿Y cómo es él?” es Eugenio Derbez, lo que podría llamar la atención en vista de que no han pasado ni dos años desde que Ochmann se divorció de Aislinn -hija del famoso productor, director y comediante-, con quien estuvo casado desde el 2016 hasta el 2020. Muchas personas en el mundo pueden jurar que sus propias separaciones fueron amistosas, pero en este caso, la frase parece ser completamente cierta.

“Nos llevamos muy bien; yo estoy muy agradecido, porque tanto Eugenio como Ben Odell, su socio en [la compañía de producción] 3pas, pensaron en Omar y en mí, en esta dupla, y eso hizo que, más allá de encontrar a un gran compañero, encontrara a un amigo”, retomó nuestro entrevistado, aludiendo a Chaparro. “Eso es invaluable”.

Hay más en ese sentido, porque, hace unos días, Ochmann publicó en sus cuentas de las redes sociales un tierno mensaje en el que celebraba el primer aniversario de su noviazgo con la modelo Paulina Burrola, donde aparecía con ella en una foto, y una de las personas que le puso ‘Like’ a la publicación fue justamente Aislinn.

Chaparro durante la premiere de la cinta en Ciudad de México.

Chaparro durante la premiere de la cinta en Ciudad de México.

(Medios Images/Getty)

“A veces me sorprenden las reacciones de la gente; no debe ser lo habitual, pero en nuestro caso, somos familia, hablamos todos los días y nos apoyamos en asuntos personales y profesionales”, aseguró el actor, para incluir luego en sus palabras a su primera esposa, María José del Valle Prieto. “Yo me siento muy afortunado de las que dos mamás de mis hijas sean mis grandes amigas”.

Pese a que algunos medios informaron recientemente que Chaparro no vive más en L.A. y que solo viene a esta ciudad para grabar el espacio televisivo “Tu-Night”, él mismo nos puso las cosas en claro. “Me quedé por allá durante ocho meses debido a la pandemia, pero ya regresé”, afirmó. “Vienen cosas interesantes: este sábado estreno la nueva temporada de ‘Tu-Night’ por Estrella TV, con Julión Álvarez, y en junio estrenaré por Amazon una película de boxeo que se llama ‘7th and Union’”.

Por su lado, Ochmann expresó que esta semana se lanzó en México “Sin ti no puedo”, un ‘thriller’ que filmó en España al lado de Maite Perroni, y que en mayo verá la luz “Las Bravas”, una serie que hizo para HBO Max. Pero tampoco deja de lado las actividades de tinte humanitario que le interesan, como el respaldo que le ofrece desde 2014 a Compassion & Choices, es una organización a nivel nacional que trabaja para ampliar y mejorar los cuidados de salud para el fin de vida, que recientemente emitió un comunicado en el que lo felicita por sus esfuerzos.

“Esa es una de las asociaciones que apoyo, al igual que Apadrina un Trasplante, una fundación que tengo en Guadalajara para la donación de órganos y la creación de conciencia sobre este tema”, explicó. “También puedo adelantar que voy a estar haciendo una gira de testimonio de vida, porque me lo han pedido mucho quienes conocen mi historia. Se llamará ‘Actuando en vida’ y estaré anunciando pronto las fechas”.

Leave a Reply