John Leguizamo quiere arruinarte la Navidad con la hilarante ‘Violent Night’

Cada vez que llega la Navidad, se espera que el ambiente se encuentre lleno -con sinceridad o sin ella- de propuestas vinculadas a la paz, la armonía y la felicidad. Eso incluye, por supuesto, a los productos de entretenimiento, sobre todo en lo que respecta a la música y el universo audiovisual representado por el cine y la televisión.

Pero hay excepciones a la regla, y muchas de ellas son realmente notables, como es el caso de “Home Alone” (conocida en Latinoamérica como “Mi pobre angelito”) y “Die Hard” (“Duro de matar”), dos películas que, en medio de sus numerosas diferencias, se han convertido en clásicos obligatorios de la temporada y comparten tanto generosas cuotas de violencia como argumentos completamente ajenos a las convivencias afortunadas.

“Violent Night”, que se estrena hoy, adopta una senda parecida al combinar de hecho las tendencias de las cintas recién nombradas con la finalidad de obtener una película para adultos -ojo con esto- que se refugia tanto en los terrenos de la comedia como en los de la acción más agresiva, dando como resultado un trabajo que resultará tremendamente entretenido para los espectadores que decidan aceptar sus reglas, y que, en vista de sus méritos, tiene la oportunidad de convertirse en un nuevo título esencial para los fines de año que se sucedan.

En el filme, Santa Claus (interpretado por David Harbour, de “Stranger Things”) visita la mansión de una mujer acaudalada que se encuentra festejando la fecha con varios miembros de su inestable y egoísta familia, y una vez allí, se enfrenta sin quererlo al grupo de delincuentes que se ha adueñado del lugar. Este comando se encuentra dirigido por un tipo que se hace llamar ‘Scrooge’, pero cuyo nombre real es latino, y que ha sido encomendado a John Leguizamo, el gran actor colombiano-estadounidense que, además de encontrarse increíblemente activo en los escenarios teatrales, ha participado en cintas como “Encanto”, “John Wick” y “Summer of Sam”.

En la entrevista con Los Angeles Times en Español que puedes ver tanto en versión de texto como de video, Leguizamo habla de las intenciones de la película, de lo que significa para él ponerse en la piel de villanos, de la falta de representación de los latinos en Hollywood y de sus próximos proyectos.

John, ‘Violent Night’ se estrenará cerca de la Navidad, pero no es una película típica de la fecha. Digamos que va por un lado más adulto.

Sí, porque tiene muchas vulgaridades y la violencia es muy agresiva; pero también es súper chistosa. Me encantó hacerla; disfruté mucho realizar el papel de ‘Scrooge’, un empleado que odia a sus jefes, una familia de ricos muy malos. Lo que busca es derrumbar sus vidas.

Me imagino que la perspectiva de la Navidad que tiene este sujeto es muy diferente a la tuya. Él la odia, y si estuviera en sus manos, la destruiría; de hecho, es algo que tiene la posibilidad de hacer en esta película.

Quiere destruirla para siempre, porque tuvo una infancia muy cruel, y es por eso que odia esta celebración, que odia a Santa y que no cree que este Santa Claus en particular sea real. Lo gracioso aquí es que su equipo sí lo cree, y que lo va creyendo cada vez más con las cosas que pasan, lo que le causa más rabia.

Tú sí celebras Navidad a lo grande, me imagino, porque sé que practicas el catolicismo; y probablemente celebras también Jánuca, porque tu esposa es judía. Tu mes de diciembre debe ser muy animado.

Sí, tenemos mucho que celebrar. Tenemos la posibilidad de celebrar el doble que otras familias. Lo hacemos todo, y la pasamos muy rico con la familia, llevando siempre platos latinos a la cena. Hacemos lo de Navidad el 24, como todos los latinos, y bailamos cumbia, merengue, salsa y hasta reggaetón.

Tus hijos ya están un poco grandes, pero cuando eran chicos, ¿dejabas que creyeran en Santa Claus?

¡Claro! Me parece importante que los niños tengan imaginación, que puedan disfrutar de su inocencia, que puedan creer en cosas buenas y que sepan que está bien portarse bien. Todo eso es muy bonito, aunque, como adultos, sabemos que es una creación comercial, que la manera en que luce ahora fue idea de Coca-Cola. De todos modos, no creo que haya nada malo en dejarlos creer.

Tu personaje es muy malvado y muy serio; en una escena se lo ve cantando, pero no hace bromas y se mantiene siempre muy enfocado. ¿Cómo fue para ti hacer un papel así, cuando se sabe que eres un comediante y que el humor brota de ti espontáneamente?

Yo lo disfruté. El reto era crear un personaje que la audiencia no necesariamente quisiera, pero que respetara. Si llegan a odiarme, quiere decir que he hecho un buen trabajo. Estoy muy consciente de que el público se alegrará cuando me pasen cosas malas en la pantalla. Y la verdad es que sí dice cosas ingeniosas, cáusticas y agudas, pero no tontas, porque tiene que ser respetado.

Hace poco, publicaste en el LA Times una carta hablando de las pocas oportunidades que se les da a los latinos en Hollywood. Tú mismo no estás tan mal, porque a pesar de que este papel no es el principal, es importante; y sucede algo parecido con “The Menu”, que se encuentra ya en cartelera y donde también participas.

Pero yo no estoy peleando por mí, sino por los millones de jóvenes en este país que tienen talento, sueños y habilidades y no reciben las oportunidades que merecen. Yo estoy bien. Estoy cansado de las excusas, de los ejecutivos que me dicen que a los latinos no les gusta ver películas de latinos positivas, que los latinos están bien viendo solamente a blancos o que a los latinos no les gusta simplemente ver latinos en las películas.

Bueno, pero tú mismo mereces más papeles protagónicos de los que se te dan. El último que tuviste fue en “Critical Thinking”, una película que dirigiste.

Si yo fuera blanco, habría llegado mucho más lejos. Los productores de Hollywood me lo han dicho todo el tiempo. “Qué pena que seas latino, porque eres tan talentoso que estarías mucho mejor”. Es una realidad. Pero no puedes conseguir premios, no puedes llegar al siguiente nivel, no puedes ser la estrella de una película hasta que alguien no te ponga en el papel principal de una gran película y hasta que los ejecutivos de los estudios no tengan la valentía de hacer eso, que no debería en realidad ser valentía porque es muy fácil.

Están pasando muchas cosas en televisión, pero los shows no se están manteniendo. En Nueva York, somos tantos como los blancos, pero es la primera vez que tenemos a un escritor latino en “SNL”, y también a una estrella latina, finalmente.

Eso no quiere decir que estés buscando que todos los roles para los latinos sean positivos, porque en “Violent Night” y “The Menu” interpretas a tipos malos, por ejemplo.

Claro; necesitamos mucho más villanos latinos, pero, para balancearlo, necesitamos también muchos más héroes latinos. Si hacemos solo de narcos, caeremos en lo que usaba [Donald] Trump contra nosotros, aprovechándose de la imagen que daba Hollywood de nuestra comunidad.

Para volver a la película, ¿puedes hablar de lo que significó trabajar con David Harbour? Ustedes dos tienen una escena de pelea muy intensa, y él es muy grande, aunque me imagino que usaron dobles.

¡No tantos! David mide 6 pies y 5 pulgadas, y subió como 300 libras para el papel. Cuando tuve que pelear con él, me di cuenta de lo pesado y grande que estaba; pero traté de usar mis mejores puñetazos y de ‘darle fuerte’, como se dice en Colombia. Ensayamos mucho para que se viera real. No usamos casi dobles; solo a veces, porque eran horas y horas, y al día siguiente yo estaba tan adolorido que no podía casi salir de la cama.

John Leguizamo en una imagen de archivo del 2019.

John Leguizamo en una imagen de archivo del 2019.

(Carolyn Cole/Los Angeles Times)

Cuando le preguntan a tu personaje por el regalo que quisiera para Navidad, él da una respuesta muy oscura, evidentemente. ¿Cuál sería para ti el mejor regalo?

Estar con mi familia es siempre el mejor regalo que la vida me puede dar. Como latino, me gusta estar en un grupo grande, con todos. Es el placer más grande que tengo.

Y también podrías agregar a eso que los latinos tengan mejores oportunidades.

Sí; me encantaría que hubiera en todo el país una igualdad de oportunidades para la comunidad latinx.

¿Qué viene para ti? ¿Han pensado en dirigir otra película?

Estamos hablando [de ello]; no he cerrado todavía ningún trato, pero tengo un par de propuestas para hacer contenido latinx de tendencia histórica, y quisiera trabajar en eso. Lo que me produce más orgullo ahora es este show de NBC, una serie documental que se estrenará en abril y en la que viajo a seis ciudades de los Estados Unidos para explorar la cultura latina. Es algo muy poderoso y conmovedor. Se llama “Leguizamo Does America”.

Leave a Reply