Javier Bardem nos hace un recorrido por las personas que le ayudaron a ser un ‘Ricardo’

Spanish actor Javier Bardem

El actor español Javier Bardem fue nominado al Oscar por su interpretación de Desi Arnaz en “Being the Ricardos”.

(Carolyn Cole/Los Angeles Times)

A lo largo de la temporada de premios, Javier Bardem ha dado crédito generosamente a seis entrenadores en seis disciplinas (actuación, conga, acento cubano, inglés, guitarra, canto) que lo ayudaron a transformarse en Desi Arnaz para “Being the Ricardos”, una hazaña que le valió una nominación al Oscar. “La preparación es lo que más me gusta”, dijo en una videollamada, poco más de 12 horas después de los Premios SAG, en los que estuvo nominado a Mejor Actor Principal, y un día antes de su cumpleaños. “Sabía que sería difícil de lograr. Y nuevamente, di crédito porque mañana cumplo 53 años, y a medida que envejecemos, todos sabemos que no somos nada sin el otro… Mi trabajo en esta película hubiera sido absolutamente inalcanzable sin todos los que he mencionado”.

Javier Bardem in "Being the Ricardos"

Javier Bardem como Desi Arnaz en “Being the Ricardos”.

(Glen Wilson/ © 2021 Amazon Content Services LLC/Glen Wilson/ © 2021 Amazon Content Services LLC)

Con ese espíritu, The Envelope le pidió a Bardem que dijera algo sobre otras siete personas que ayudaron a llevar este papel a la pantalla.

Aaron Sorkin

Él es el origen de todo. Es el hombre que me dio las imágenes, las palabras, las circunstancias, los detalles, las capas, el viaje -el principio, el medio y el final-, algo que es todo para un actor. Pero, lo más importante, [me dio] la confianza de avisarme todos los días -incluso sin hablarme, porque es un hombre de pocas palabras, ¡pero qué palabras!- que quería que yo interpretara ese papel. Él confió en mí.

Producer Lucie Arnaz with actress Nicole Kidman on the set of "Being the Ricardos."

La productora Lucie Arnaz junto con la actriz Nicole Kidman, en el set de “Being the Ricardos”.

(Glen Wilson/Amazon Studios)

Lucie Arnaz

Lucie Arnaz me dio, en primer lugar, el espacio para encontrar a Desi por mi cuenta… Una vez que hice mi tarea y tuve preguntas muy específicas, me acerqué a ella y fue tan generosa al darme todo lo que necesitaba, sin imponerme ningún punto de vista, idea, imagen, detalle u opinión. ¡Ella sabía mucho más que yo! Fue algo así como: “Este es tu papel. Este es tu personaje. Ahora eres Desi. Puedo ayudarte como quieras, pero no voy a perturbar tu proceso”.

Lucille Ball

Lucille Ball me dio el espejo -en sus actuaciones, sus entrevistas, su biografía- para ver realmente algunas de las imágenes que proyectaba Desi sobre ella. Pero sobre todo lo que ella me dio es el amor incondicional que tenía por él. Aunque se separaran, aunque se divorciaran, estaban locamente enamorados el uno del otro. Ese fue un papel muy importante en esta película: el amor incondicional.

A black-and-white portrait of Lucille Ball leaning against a post.

Lucille Ball en 1965.

(CBS Photo Archive/CBS via Getty Images)

Desi Arnaz

Me dio su humor. Me dio todas estas pequeñas pistas sobre sus actuaciones, sobre sus números musicales, sobre sus tonos de voz. Lo que me estaba diciendo, lo que creo que escuché de él cuando hablaba con él -porque hablé con él todas las noches, le agradecí por darme la oportunidad de ser él- es esta idea de: “Tú eres yo tanto como puedas ser tú mismo.” Es decir, “No intentes lograr ser yo, porque nunca podrás lograrlo. Solo trata de ser lo más de ti mismo que puedas, y me encontrarás allí”.

Nicole Kidman

Ella me dio la absoluta confianza para realmente jugar el mejor juego con ella. No nos conocíamos… Nos conocimos un jueves; el viernes estábamos filmando. No tuvimos la oportunidad de hablar. El primer día, nos sentamos en un par de sillas en el estacionamiento del estudio y expresamos nuestra necesidad de conectarnos a través de los personajes. Ella fue tan abierta, transparente, clara, precisa en lo que teníamos que hacer. “Tenemos que relacionarnos entre nosotros de ahora en adelante como Lucy y Desi, como sea. Confío en ti y confío en tu Desi. Quiero que confíes en mi Lucy. Y dijimos, sí, no hay Javier, ni Nicole aquí. No hay tiempo para eso. Una vez que estábamos en el set, todo estaba permitido entre nosotros, porque si no existía esa química, [la película no iba a ser posible].

Javier Bardem, left, J.K. Simmons, Nina Arianda and Nicole Kidman star in “Being the Ricardos.”

Javier Bardem, izquierda, J.K. Simmons, Nina Arianda y Nicole Kidman en “Being the Ricardos”.

(Glen Wilson / Amazon Content Services)

Penélope Cruz

Estaba absolutamente cautivada por la importancia, la complejidad, el humor, el amor y el dolor de todo [en el guión de Sorkin]… En el guión original, el número de “Babalu” no estaba incluido. Ella me dijo: “Tienes que poner eso en la película, porque esa energía, su sensualidad, su sexualidad, su pasión, sabes cómo conectarte con eso”. Lo segundo que me dijo es: “Ahora, ve y disfrútalo, porque esta joya no significará nada a menos que la disfrutes”.

Javier Bardem

Había mucho trabajo [que hacer]… y me bloqueó por completo. Fiona McDougal, que es una gran profesora de canto, fue muy amable y relajada al respecto. “Está bien, necesitamos trabajar mucho, pero lo lograremos”. Yo pensé que ese era el mantra. Lo que aprendí es a ser paciente conmigo mismo. Tienes que ir paso a paso, línea a línea, escena a escena, episodio a episodio. De lo contrario, nunca llegarás a lograrlo.

Javier Bardem

El actor español Javier Bardem.

(Carolyn Cole/Los Angeles Times)

Una última reflexión

¿Qué significaría para Bardem ganar su segundo Oscar, esta vez por un papel principal, después de haber obtenido su primera estatuilla de reparto hace 14 años, por “No Country for Old Men”? “Me haría más feliz ver a Penélope [nominada como Mejor Actriz Protagónica por ‘Madres Paralelas’] recibir su Oscar. Eso es lo que me hará saltar de mi asiento”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Leave a Reply