Eiza González y Jake Gyllenhaal se enfrentan a toda velocidad en la intensa ‘Ambulance’

La actriz mexicana Eiza González y el actor estadounidense Jake Gyllenhaal hablan con Los Angeles Times en Español de su participación en la nueva cinta de Michael Bay “Ambulance”, del modo en que se aproximaron a sus personajes, de los retos que enfrentan las latinas en Hollywood y de otros aspectos de interés.

El fin de semana se inicia de manera trepidante incluso en las salas de cine, ya que, desde la seguridad que estas te brindan, serás capaz de enfrentarte a la intensidad y la velocidad de “Ambulance”, una nueva producción de Michael Bay (“Transformers”), realizada esta vez a ras del suelo, en la que, como era de esperarse, no faltan los grandes momentos de acción y las escenas espectaculares de persecución automovilística.

Sin embargo, aunque resulte difícil de creer, la película no es más de lo mismo, porque a pesar de no desentonar en la filmografía de Bay, se hizo con un presupuesto mucho menor a los que suele manejar el mismo cineasta, en poco tiempo y en locaciones reducidas, lo que permite no solo que lo que muestra visualmente resulte más realista y comprensible, sino que le da una cabida inesperada a sus personajes y a las relaciones que existen entre ellos.

Por ese lado, hay que destacar la intervención de Jake Gyllenhaal (“Brokeback Mountain”, “Donnie Darko”, “Nightcrawler”) y de Eiza González (“Baby Driver”, “Godzilla vs. Kong”), quienes interpretan los papeles principales al lado de Yahya Abdul-Mateen II (“Aquaman”, “The Trial of the Chicago 7″). Gyllenhaal se pone en la piel de Danny Sharp, un experimentado asaltante de bancos que, en medio del escape que se produce en pleno centro de L.A. tras uno de sus ambiciosos atracos, se ve forzado a tomar posesión de una ambulancia que transporta a un policía herido. González hace de Cam Thompson, la paramédica a bordo del mismo vehículo, quien termina siendo una joven mujer llena tanto de valentía y entrega a su trabajo como de problemas personales.

En la entrevista con los dos actores que puedes leer a continuación y encontrar también en su versión en video con subtítulos, los dos actores hablan de lo que significó trabajar en una cinta de Bay tan particular, del modo en que se aproximaron a sus personajes, de los retos que enfrentan las latinas en la industria hollywoodense y de otros aspectos de interés.

Quisiera empezar preguntando cómo fue para ustedes formar parte de una película de Michael Bay que, como era de esperarse, tiene grandes secuencias de acción, pero también personajes muy interesantes, porque, siendo sinceros, la gente no va a ver una película de Michael Bay por sus personajes.

Jake Gyllenhaal: Debo decir que el personaje de Eiza, al centro de la historia, es el que hace realmente que la película entera funcione. La relación entre los dos hermanos, Danny y Will, es esencial, y es algo que me encanta, pero esta parte agregada de una paramédica que lidia con su propia jornada de emociones en medio de todo lo que está sucediendo es lo que le da coherencia a la película para mí y la razón por la que quise hacerla. Y sobre el trabajo con Michael Bay… había escuchado tantas historias de cómo era eso…

Eiza González: Y todas eran ciertas.

Jake Gyllenhaal: Todas eran más o menos ciertas. Hay algo en él que lo vuelve materia de leyenda, porque es una auténtica leyenda de Hollywood. Y no sé si tú lo sentiste, Eiza, pero ser una pequeña parte de eso fue algo así como un honor, y yo quería experimentarlo.

¿Cómo lo sentiste tú, Eiza?

González: Fue lo mismo. Es interesante. Cuando mi agente me envió el guion, me dijo: ‘No voy a decirte [quién es el director]. Solo léelo’. Empecé a leerlo y me dije, ‘esto está muy bien’. Comencé a pensar en nombres, y cuando me dijo ‘Michael Bay’, respondí: ‘¿Qué? ¿Estás segura?’ Porque inicialmente -si recuerdas lo que pasó cuando leíste el guion, Jake-, este no es tan explosivo como termina siendo la película. Se trata más de una dinámica entre personajes, está mucho más enfocado en las emociones.

Cuando lo leí, pude imaginar lo que Michael podría agregarle a la cinta, y tuvo mucho sentido para mí, porque los personajes estaban ahí; y después de agregar la magia del cine que él trae, se convierte en un filme de acción realmente bueno. Me sentí muy emocionada por formar parte del universo cinematográfico de Michael Bay; crecí en los ’90, viendo “Bad Boys”, “The Rock” y todas esas películas que definieron a una generación. Es siempre un honor ser parte de la carrera de un director que ha dejado tanta huella.

Eiza, tu personaje es un paramédica llamada Cam Thomson, como Camille, creo. ¿No es necesariamente latina, verdad? Pero alguien habla de enchiladas cuando ella aparece…

González: ¡A todo el mundo le gustan las enchiladas! No solo a los latinos.

¿Te gustan las enchiladas, Jake?

Gyllenhaal: ¡Me gustan las enchiladas! [risas] Nunca rechazaría una buena enchilada. En realidad, nunca rechazaría ninguna clase de enchilada; es que son muy ricas. Esa es la gracia de las enchiladas, ¿no?; ni siquiera tienen que ser muy buenas.

González: ¡Te calientan el corazón! [risas] Sucede muchas veces que leo guiones donde hay una María, una Marisol, y es muy difícil, porque creo que las cosas están cambiando, que están yendo en la dirección correcta; pero habiendo estado en los EE.UU. durante los últimos diez años, he visto cosas buenas y malas. Cuando me mudé para aquí, en mi primer año, 2012, audicioné dos veces para “Paul Blart: Mall Cop”, donde era la típica latina. No llegaron a mí papeles interesantes hasta hace cerca de tres años.

Entonces, cuando lees un guion como este, que pone al personaje femenino al frente, con emociones y sin superficialidad, especialmente si eres latina, se despierta en ti una vulnerabilidad, ya sea maternal o de ‘bad ass’, y yo sentí que esta mujer tenía muchas dimensiones. La vemos haciendo algo heroico y volviéndose desagradable casi de inmediato; después pasa por todas estas emociones, y finalmente, ella no tenía que ser una persona latina. No sé por qué [Michael] decidió que así fuera, pero me siento muy agradecida de que haya pensado en mí.

Acabo de conocer a una paramédica de 27 años que comenzó su carrera apenas salió de la secundaria; es una de las pocas latinas en su campo. Empezó combatiendo incendios y pasó lo de la pandemia. Ella estaba llorando cuando me dijo que es muy difícil encontrar en la pantalla a mujeres que se identifican como latinas y que no son versiones caricaturescas u horribles. Yo estaba aterrada cuando acepté este papel, porque no creía estar a la altura, y todavía no lo creo; pero cuando conoces a una mujer que se siente finalmente vista por lo que has hecho, esto se vuelve algo mágico y especial.

Eiza González como Camille “Cam” Thompson en una escena de la cinta.

Eiza González como Camille “Cam” Thompson en una escena de la cinta.

(Universal Pictures)

¿Y qué hay de tu personaje, Jake? Es supuestamente el villano principal, pero no es tan malo…

González: ¡Es tan simpático!

Es simpático. Y tiene razones para hacer lo que hace. Hay una combinación de elementos en esta película. Eiza dice que su personaje no es perfecto, pero es de todas maneras una mujer decente que es interpretada por una latina. Sin embargo, después nos llevan a Boyle Heights, donde conocemos a estos ‘cholos’ tan locos y violentos cuya presencia podría despertar críticas en las personas de ese barrio. A fin de cuentas, esta película es muy angelina; muestra muchos aspectos de la ciudad y muchas personalidades distintas. ¿Cómo fue para ti trabajar en el personaje? Quizás tiene ciertos problemas mentales, por la forma en que se comporta. También tuviste que hacer tu tarea.

Gyllenhaal: Sí y no. Lo que más me gusta del personaje, sin revelar mucho de la película, es que se tiene que formar a sí mismo. Nació en una familia de asaltantes de bancos; ese es el negocio de su familia, y es algo que da por sentado, que es su trabajo diario. Después recibe la visita de su hermano adoptivo, que adora, que es la única persona con la que ha tenido una conexión real y del que ha estado separado por un tiempo. Cuando este regresa, le dice que está ahí para él, que puede ayudarlo, que puede darle lo que necesita. En el transcurso de la película, a medida que todo se sale de control, no logra darse cuenta de que la única manera de salvar a su hermano es ir hasta el final y transformarse en el malo. Eso es lo que me gusta más de la historia y de la jornada que implica; para mí, lo que hice provino siempre de esa intención.

También fue probablemente un desafío muy grande mostrar todo eso y tener las dinámicas que se producen entre los personajes mientras estaban a bordo de un vehículo que se desplazaba tan rápidamente. A no ser que fuera algo simulado, aunque se ve muy real.

Gyllenhaal: Era real. Muy real. Para mí, fue difícil actuar en una ambulancia. Eso me hizo pensar en lo difícil que es hacer el trabajo de paramédico y salvar vidas a una velocidad semejante. No hay espacio ahí. Cuando filmamos esa escena, había tres actores y probablemente ocho personas dentro para registrar todo, por lo que estábamos siempre tirando las cosas a nuestro alrededor y metiéndonos sin quererlo en el lugar del otro.

González: ¡Hablemos de intimidad y de estar metidos en un curso rápido para conocernos como integrantes del reparto! [risas] Había que sentirse cómodo haciéndolo. Pero le agregó algo tan especial a la película; he dicho esto varias veces, y me imagino que Michael odiaría escucharlo, pero creo que el Michael Bay de poco presupuesto es el mejor Michael Bay que existe, porque eso hace que se ponga creativo. Cuando tiene acceso a todo lo que se le ocurre, se siente demasiado cómodo. Este filme es tan apasionante porque él tuvo que ponerse muy creativo, porque tuvo que encontrar maneras de filmar con un presupuesto específico, en un espacio específico y en un momento específico, y todas estas cosas conformaron una nueva versión suya que resulta muy interesante.

Además, tenía que depender de buenos personajes y de buenas interpretaciones, porque si no tiene un millón de explosiones alrededor, no puede esconder lo que está mostrando. Lo vimos en “The Rock”, lo vimos en “13 Hours”, y cuando se da a sí mismo la oportunidad de hacer eso, logra momentos muy mágicos, cine de entretenimiento que te envuelve.

¿Ensayaron antes de filmar?

Gyllenhaal: No; estábamos en medio de la pandemia. Me contacté por Zoom con Yahya [Abdul-Mateen II] unas cuantas veces, nos encontramos en persona y nos conocimos de ese modo, pero no pudimos estar físicamente cerca. Nos lanzamos simplemente a esto y nos pusimos a trabajar.

Jake, estuve revisando tu filmografía y tuviste a un coprotagonista latino en “End of Watch” (Michael Peña, por supuesto). Ahora pensaba que esta era la primera vez que tenías a una coprotagonista latina, pero recordé a “The Guilty”, donde tuviste ya a una, Christina Vidal, que es ‘nuyorican’, pero a la que no podíamos ver realmente en pantalla; y ahora, finalmente, tenemos a una que podemos ver y que aparece además muy cerca de ti. ¿Cómo te sientes con eso?

Gyllenhaal: Es muy conmovedor escuchar a Eiza hablando de su carrera y de las oportunidades que está teniendo ahora. Hay muchos actores latinos que son extraordinarios. Mis directores favoritos de cine son latinos; Pedro Almodóvar es uno de ellos. De hecho, es mi director favorito. Creo que hay algo en la narrativa de esas historias que me toca más profundamente que el modo en que lo hacen las historias de otras culturas. Todos los latinos con los que he trabajado han sido increíbles, por lo que quiero hacerlo más y más.

González: Creo que estamos yendo en la dirección correcta. Como actores, aprendemos de otros actores. Hay algo que dije sobre Jake hoy, más temprano, y es que, a pesar de que él es un actor muy tranquilo que habla muy suavemente, entra siempre al set con un nivel increíble de confianza en sí mismo, con mucha convicción sobre lo que va a hacer. Es muy inspirador estar rodeada de actores como él, porque siempre he sentido que ser parte de una minoría te margina, aunque quieras pretender que no, sobre todo si eres una mujer, porque te sometes a muchos roles de los que no estás necesariamente orgullosa o que tienes que hacer para poder conseguir más oportunidades.

Jake Gyllenhaal en el papel de Danny Sharp.

Jake Gyllenhaal en el papel de Danny Sharp.

(Andrew Cooper/Universal Pictures)

Me inspiró realmente para ir al set y pensar que, si entraba con esa confianza -porque sé quién soy y sé que merezco estar en este lugar-, eso me iba a permitir crecer como actriz. Lo he visto también con otros de los mejores actores con los que he trabajado.

Y no es que Jake entre con aires de grandeza; lo hace siempre dispuesto a probar, a escuchar al director y a los demás actores. La confianza es algo que tenemos que desarrollar de otro modo siendo parte de una minoría. Jake tiene razón, porque los directores latinos tienen mucho corazón y son muy apasionados. Es emocionante ver a la comunidad latina surgir, y espero que en sus próximas películas Jake pueda trabajar con más latinos en papeles que no respondan a estereotipos.

Eiza, has dicho que con este papel querías también rendir tributo a los profesionales de primeros auxilios, porque una parte de tu familia tuvo Covid y algunos incluso fallecieron. ¿Puedes hablar de eso? ¿Quién falleció?

González: Mi tío falleció y fue muy triste. Fue en México, sí, porque las vacunas llegaron tarde por allá, y eso hizo que más gente se viera afectada. Fue difícil, y en todo ese proceso, fue muy importante lo que los paramédicos y los doctores hicieron por él, por lo que yo estaba aterrada cuando leí el guion. Pensaba que no estaba a la altura, que no podría honrar correctamente a la gente que hace esto en la vida real; pero pensé finalmente que sería una hermosa carta de amor a la gente que ayudó a mi familia. Mi mamá es médica también, por lo que se sentía además como algo cercano.

Fue atemorizante, y a veces, cuando miro hacia atrás, siento que estaba muy tensa en el set, porque sentía mucha presión de hacerlo bien. Me puse muy a la defensiva, pero lo hice porque era muy importante para mí que se sintiera realista, creíble, y no como si se tratara de una ‘bimbo’ andando por ahí. Tengo miedo de que, ahora que la película se va a estrenar, la gente se burle cuando me vea haciendo el papel, pero a mí me encantó.

[Los paramédicos] me inspiran, y cuanto más me acerco a ellos, aprendo menos de la jerga que emplean y más de su espíritu, de la manera en que combaten los incendios, de la cantidad de muertes que han visto en estos años de pandemia y del modo en que, pese a ello, se siguen levantando todos los días a las 6 de la mañana para ponerse su uniforme y volver a hacerlo. Es la cosa más digna, hermosa y desinteresada que alguien puede hacer.

Leave a Reply