CRÍTICAS. Una Eiza muy valiente, un Dudamel en conflicto y más estrenos de cine

El fin de semana se inicia no solo con una impresionante ola de calor en el Sur de California, sino también con algunos estrenos llamativos en unas salas de cine que, si todo funciona correctamente, deberían tener buenos sistemas de aire acondicionado en su interior. Esto es lo que podrás encontrar en ellas:

AMBULANCE

Director: Michael Bay

Reparto: Jake Gyllenhaal, Yahya Abdul-Mateen II, Eiza González

Género: Acción / Drama

Nadie va a ver una película de Michael Bay (“Transformers”) para encontrar personajes fascinantes ni actuaciones sobresalientes. Por ese lado, “Ambulance”, que se encontrará disponible en cines de todo el país desde esta noche, es una auténtica sorpresa, porque si bien las figuras de la ficción que la pueblan no están magníficamente desarrolladas, resultan mucho más interesantes de lo esperado, mientras que el desempeño de los actores elegidos es cuando menos decoroso y, al menos en un caso, sobresaliente.

Todo parece indicar que, al filmar en plena pandemia y con un presupuesto mucho más reducido que el de cifras imposibles que suele manejar, el maestro de los excesos sensoriales tuvo que apelar con esmero a los talentos como narrador cinematográfico que sin duda tiene para darle vida a la historia de unos asaltantes de bancos que terminan metidos en una ambulancia en movimiento mientras son perseguidos por todo el Departamento de Policía de Los Ángeles.

Estos asaltantes son el experimentado y carismático ladrón Danny (Jake Gyllenhaal -el de la actuación sobresaliente, por supuesto) y su hermano adoptivo Will (Yahya Abdul-Mateen II), un veterano de guerra que se une a la misión criminal ante la imposibilidad de conseguir el dinero que necesita para ayudar a su hija enferma. La dinámica entre ellos, que tiene momentos realmente intensos, se ve afectada por la intervención de una mujer; pero no se trata de un interés romántico o sexual, sino de la decidida paramédica que se encuentra a bordo del vehículo de emergencia, que responde al nombre de Cam Thompson y que no es necesariamente latina, pese a ser interpretada por la mexicana Eiza González (“Baby Driver”, “Godzilla vs Kong”), quien obtiene aquí uno de los papeles más jugosos de su ascendente carrera.

Más allá de lo que cuenta y del tiempo que se toma para desarrollar a sus personajes en medio de una persecución a toda velocidad (lo que tiene que haberle complicado inmensamente la vida a los actores), “Ambulance” mantiene siempre al espectador pegado a la pantalla con una serie de escenas de acción que, esta vez, resultan totalmente comprensibles, y que sumadas a unas inesperadas pero razonables cuotas de ‘gore’ y al ya citado ambiente de ‘thriller’, dan como resultado una producción que merece verse en formato gigante.

¡VIVA MAESTRO!

Director: Theodore Braun

Género: Documental

Es probable que, al ser preguntado por el nombre de esta película, Gustavo Dudamel afirme que el ‘maestro’ del título no es él, sino su desaparecido mentor José Antonio Abreu, fundador del aclamado programa gratuito de educación musical El Sistema, a quien menciona muchas veces en el transcurso del trabajo y que, además de ser particularmente resaltado en la parte final debido al gran tributo en vivo que su pupilo le hizo, merece todas las palmas que se le puedan dar.

Pero “Viva Maestro”, que se estrena este viernes en The Landmark de L.A. y Film Forum de N.Y., es un documental centrado en los méritos de Dudamel, quien, a los 41 años, lleva cerca de una década convertido en uno de los directores de orquesta más aclamados del mundo entero, dándole con ello un carácter muy especial a la Filarmónica de Los Ángeles, donde desempeña su trabajo principal. Y si la vida de este conductor es digna ya de atención, lo que sucede en el filme (hablado mayormente en español, aunque hay varias declaraciones del aludido en inglés) incrementa considerablemente el interés al recorrer terrenos sociales y políticos que no fueron introducidos a la fuerza, sino que se le presentaron en el camino al director estadounidense Theodore Braun (‘Darfur Now”).

Sucede que, en el 2017, Braun viajó con Dudamel a Venezuela, donde el segundo iba a emprender una serie de ensayos con músicos locales, como parte natural de un recuento de actividades importantes de su protagonista de la vida real; pero, poco después de eso -como se muestra también aquí-, cuando la situación en el país sudamericano empeoró y empezaron a producirse muertes de civiles en las calles, el conductor rompió finalmente el silencio sobre esta clase de temas que lo había caracterizado para criticar abiertamente al gobierno de Nicolás Maduro, lo que dio como resultado que el mandatario empezara a eliminar una por una las fechas de los conciertos internacionales de la Orquesta Nacional Juvenil que iban a ser dirigidos por el ahora opositor, primero en Estados Unidos y luego en Asia.

Se trató de una circunstancia particularmente penosa que cambia el rumbo de una película en la que la presencia de Venezuela y de Abreu es casi constante, pero que nos deja también ver a Dudamel en su ambiente favorito, es decir, conduciendo orquestas en vivo (algo que se plasma con una excelente calidad de sonido) y, lo que es más interesante para acercarnos al ‘personaje’, ensayando con ellas, porque esos son los momentos en que comprendemos la intensidad de sus ademanes, las intenciones que tiene en su labor y lo que significa para él el mundo de la música.

ALINE

Directora: Valérie Lemercier

Reparto: Valérie Lemercier, Danielle Fichaud, Sylvain Marcel

Género: Drama / Biografía

Aunque no todos los seres humanos apreciamos el estilo dulzón y complaciente de sus canciones, es prácticamente imposible negar la majestuosidad de su voz e ignorar el impresionante alcance de una carrera que la ha hecho famosa en el mundo entero. Estamos hablando de Céline Dion, la superestrella canadiense del pop cuya vida llega desde esta noche a salas estadounidenses a través del ‘biopic’ no oficial “Aline”.

Nos encontramos ante una película con aspectos curiosos que parten desde el hecho de no usar el nombre original de la vocalista (se llama aquí Aline Dieu) pese a que sí emplea sus canciones originales (lo que es una enorme ventaja, porque ya sabemos lo que ocurre en esas producciones biográficas que no obtienen los derechos), y cuyas rarezas incluyen tener a la misma actriz (Valérie Lemercier, ahora de 58 años) como intérprete de Dion/Dieu desde que esta tiene 12 años en la pantalla hasta los tiempos actuales, una decisión que, en buena parte de lo presentado, se traslada a ciertas estrategias visuales de lo más extrañas (incluso con el empleo de la tecnología digital).

Pese a estas rarezas, y a que la voz de Dion/Dieu cuando canta no le pertenece a Lemercier, sino a la impresionante Victoria Sio, “Aline” termina siendo una experiencia placentera incluso para quien no sea fan de la intérprete de “My Heart Will Go On” (si no quedó claro, yo no lo soy) debido al interés humano de la historia que cuenta, la agilidad y el buen dominio del lenguaje fílmico con que lo hace, la fascinación que ejercen en nosotros las vidas privadas de las celebridades y, por supuesto, la gran actuación de Lemercier (al menos cuando no se la obliga a interpretar a alguien menor que ella por más de cuatro décadas), quien es además la directora y la coguionista del filme, lo que no son agregados precisamente menores.

Leave a Reply