CRÍTICAS. Un romance prohibido, un monstruo distinto y más estrenos de la semana

La cartelera estadounidense -y más precisamente angelina- se renueva desde mañana con una serie de películas de diversas procedencias y temáticas que deberían despertar el interés de diferentes sectores de la audiencia.

FIREBIRD

Director: Peter Rebane

Reparto: Tom Prior, Oleg Zagorodnii, Diane Pozharskaya

Género: Bélico / Romance

El hecho de que todos los personajes de “Firebird” -que se estrena este viernes en las salas locales- sean rusos ha sido suficiente para que se desaten comentarios adversos de personas que aseguran que no piensan verla debido al conflicto por todos conocido. Se trata de una decisión absurda, no solo porque la película no es rusa -se trata de una coproducción entre el Reino Unido y Estonia con diálogos en inglés, y uno de sus personajes principales es encarnado por un ucraniano-, sino porque maneja una propuesta abiertamente contraria a los grupos de poder de esas latitudes.

Hay que precisar, por supuesto, que el filme no se ubica en la actualidad, sino a fines de los ’70 (al menos en su primera parte), y que toma lugar inicialmente en Estonia, un territorio que estaba entonces ocupado por los soviéticos, quienes impusieron una forma de pensar en la que la homosexualidad no era precisamente celebrada, lo que ponía en más de un aprieto a quienes se atrevían a practicarla, como es el caso de los protagonistas de este relato, basado en un libro autobiográfico de Sergey Fetisov.

Aquí, Fetisov llega representado por el intérprete británico Tom Prior y mostrado inicialmente en su juventud, cuando hizo el servicio militar que le correspondía en una base militar estonia y quedó rápidamente prendado de un experimentado piloto (comprometido además en matrimonio) que respondía al nombre de Roman y que es interpretado por el actor ucraniano Oleg Zagorodnii, quien tuvo que aprender inglés para participar en el proyecto.

El romance, que se desarrolla a lo largo de varios años, resulta conmovedor, conflictivo y convincente, mientras que las escenas más candentes son exhibidas con tanta pasión como elegancia, manteniendo un estilo clásico que cae a veces en los arquetipos -sobre todo en lo que respecta a los personajes secundarios-, pero que mantiene siempre la atención del espectador y da cuenta de los efectos históricamente nocivos de los sistemas retrógrados y represivos.

HATCHING

Director: Hannah Bergholm

Reparto: Siiri Solalinna, Jani Volanen, Reino Nordin

Género: Terror / Drama

Si lo tuyo son las propuestas de terror originales y viscerales, no te puedes perder “Hatching” (disponible desde este jueves en la noche en salas AMC y otras), una producción finlandesa de alto vuelo que se coloca desde ya como una de las mejores entregas del género en lo que va del año.

Combinando elementos de la serie B con una sensibilidad artística definitivamente europea, “Hatching” nos traslada hasta un hogar ubicado en una zona boscosa para presentarnos a Tinja (Siiri Solalinna), una pre adolescente que es empujada por su madre a lograr la excelencia en el deporte de barras que practica, pese a que la señora no es precisamente una santa. En medio de estas presiones y de la revelación de ingratos secretos familiares, Tinja descubre un enorme huevo abandonado y decide llevárselo a su cuarto con la finalidad de protegerlo.

Lo que sale primero de ahí es una criatura grotesca y salvaje que, sin embargo, va transformándose progresivamente en algo mucho más interesante, abriéndole de paso las puertas a esa clase de metáforas que funcionan tan bien en el cine de género y dándole a Solalinna una oportunidad única de lucimiento como actriz, así como una excelente carta de presentación a la directora Hanna Bergholm, quien imprime en el relato una fuerte impronta feminista. Tendrás que verla para entenderlo.

I LOVE AMERICA

Directora: Lisa Azuelos

Reparto: Sophie Marceau, Colin Woodell, Djanis Bouzyani

Género: Comedia / Romance

No todo el cine francés tiene que ser excesivo y escabroso, y por ese lado, “I Love America” (que se lanza mundialmente en Prime Video este viernes) puede convertirse en la opción ideal para un sector de la audiencia que busque exponerse a los encantos del séptimo arte galo sin complicarse la vida. El problema es que, sin llegar a ser totalmente superficial, el sabor que deja esta cinta se acerca mucho más al de una serie como “Emily in Paris” (que es una producción estadounidense) que al de cualquier creación europea.

En el papel, la película no deja de lucir prometedora, al menos para quien esto escribe, debido al rol estelar que le otorga a Sophie Marceau, la actriz que descubrí de adolescente al estudiar en un colegio extranjero dentro de mi país de origen y que se dio a conocer internacionalmente con “Braveheart” y “The World is Not Enough”. Ahora, con más de cinco décadas encima, Marceau luce todavía magnífica y sigue siendo sumamente simpática, con lo que logra inicialmente despertar interés en el personaje de Lisa, una directora de cine francesa que decide abandonar su vida en París para mudarse a Los Ángeles.

En ese sentido, y vista sin mayores expectativas, la cinta tiene momentos gratos y entretenidos (sobre todo cuando Lisa decide inscribirse en una aplicación de citas y tiene algunos encuentros poco afortunados), así como una serie de ‘flashbacks’ ciertamente creativos que intentan reconstruir la difícil relación del personaje con su egoísta madre; pero todo lo demás resulta superfluo y poco creíble, desde el modo en que ella misma logra instalarse sin más sin más en un lugar como L.A. hasta las referencias cinematográficas que se hacen, pasando por su amistad con el dueño de un bar de ‘drag queens’ y por la falta absoluta de detalles sobre su propia labor creativa.

Leave a Reply