fbpx

HOLA MÉXICO FEST. ‘El deseo de Ana’ revela secretos inconfesables

Como lo hemos señalado anteriormente en este medio, el Festival de Cine Hola México se ha distinguido por presentar tanto propuestas comerciales y ligeras del séptimo arte azteca como producciones rabiosamente independientes y hasta controvertidas de la misma procedencia.

En esta ocasión, para terminar nuestra cobertura de la primera edición virtual del evento, que concluye este fin de semana y que se transmite exclusivamente en la plataforma PantaYa, les hablaremos de un filme que corresponde no solo a la segunda categoría, sino que es sin duda alguna el más provocativo de una celebración digital que nos ha brindado ya un título tan fuerte como “CIA- Club Internacional Aguerridos”.

Y es que si bien “El deseo de Ana (que se puede ver desde ahora hasta el 20 de este mes) no tiene ni por asomo el nivel de desnudez, drogas y violencia de “Aguerridos”, presenta en cambio un giro impactante cuya revelación directa constituiría un ‘spoiler’, pero que se insinúa de cualquier modo desde el inicio de un relato en el que quedan marcadas las consecuencias de la disfuncionalidad familiar.

Luego de presentarnos a la titular de la historia, interpretada por Laura Agorreca, y de dejar en claro que se trata de una madre soltera a cargo de un hijo pequeño, Mateo (Ian García Monterrubio), la historia le da cabida a Juan (David Calderón León), un hombre joven que se acerca al niño en la calle y que lo sigue hasta el edificio de apartamentos en el que vive, ubicado en la acomodada zona de La Condesa.

Pero la cosa no va por donde piensan, porque si bien es obvio que Juan es una persona un tanto atípica, sus acciones iniciales están destinadas a reencontrarse con Ana, quien es su hermana mayor, y de la que parece haberse distanciado a lo largo de varios años.

Eventualmente, Juan logra imponer su decisión de quedarse por unos días en la casa de Ana, y aunque la relación inicial entre los dos es tirante, el asunto empieza a tomar otro rumbo cuando él se mete sin aviso alguno al baño mientras su hermana se ducha y esta no tiene reparos en mostrarse desnuda ante el recién llegado.

Como ocurre en muchas creaciones procedentes del ‘indie’, “El deseo de Ana” no tiene un final definitivo y se siente un tanto incompleta, sobre todo porque resulta muy breve dentro de su formato de largometraje; pero los actores hacen un excelente trabajo, y el director debutante Emilio Santoyo (también coguionista) logra retratar con honestidad y sin sensacionalismo un tema tabú que brilla por su ausencia en el ‘mainstream’ fílmico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *